Dr. Raúl Lucio Uranga 3020 - Paraná - Entre Ríos
Tel. (54) 343 - 4 33 06 43
mail: contacto@coprocier.org.ar

Horarios de atención:
Lunes y viernes: 16 a 20 hs.
Martes, miércoles y jueves: 8 a 12 hs.

Para prevenir delitos informáticos, la buena seguridad empieza por casa
Nota de El Diario - 25/05/2014
Como todo cambio en los modos que los seres humanos desarrollan para relacionarse, comunicarse y producir, las nuevas tecnologías en informática tienen su lado bueno y su lado malo. Aparentemente, esta maniquea manera de abordar la denominada revolución tecnológica, no admite grises en la escala: es blanco o negro. Así, la fluidez con que circula la información a nivel planetario puede salvar vidas y generar buenos negocios, o segar vidas y llevar a alguien a la bancarrota, sólo con hacer click con el ratón.
Walter Elías es Licenciado en Bioinformática y Vicepresidente del Colegio de Profesionales de Ciencias Informáticas de Entre Ríos (Coprocier). Consultado por EL DIARIO para que explique qué se entiende por delito informático, señaló: “Hay un poco de disyuntiva a la hora de definir qué es un delito informático en sí” e indicó que “existe delito cuando una persona transgrede las leyes; en informática, generalmente, es todo al revés, porque todo lo informático es nuevo y las leyes van quedando viejas respecto a lo informático. Por eso, un delito informático sería causar un daño a otra persona en este ámbito, porque si hablamos de delito hablamos de transgredir una ley que no existe, estaríamos hablando de cosas bastante complejas”. En este sentido, explicó que “generalmente las leyes se van creando a medida que este tipo de delitos van surgiendo”.

Una “puerta” al delito. Elías consideró que “la mayoría de los delitos informáticos van de la mano de una irresponsabilidad del usuario; generalmente es el propio usuario el que con sus acciones en la red o en el uso de la computadora, es poco cuidadoso en su accionar y eso genera lo que se llaman puertas o posibilidades para que una persona o hacker mal intencionado ingrese y utilice la información de esa persona para producir un delito”.
Planteado un primer abordaje a la problemática, el experto se preguntó: ¿Cómo es que las personas van generando este inconveniente? Primero es manteniendo su computadora de manera insegura; si tienen el antivirus desactualizado van a permitir que algún spyware o troyano, que son programas ideados para capturar información del usuario, les tomen información de sus computadoras”. También mencionó que “una modalidad muy común es aprovecharse de la gente a través de un tipo específico de datos que se llaman hoaxs, que son una especie de noticia falsa que circula por Internet y la gente la comparte, la transforma en cadena en redes sociales o correos electrónicos y los hoaxs van dejando una huella, que es la que aprovecha el cracker para buscar personas que pueden ser víctimas de su accionar delictivo”.
Elías expresó que “además de los hoaxs, está el phishing, modalidad por la que el cracker pesca a esa persona que está desprotegida por su propio accionar, y le puede toman sus datos personales”. Respecto a los modos en que pueden generar aquellas puertas, explicó que “van desde el envío de un correo electrónico en el que se lo incita a responder con datos de su cuenta bancaria, que es muy común y básico, hasta la captura de información con programas informáticos que se meten en una computadora desprotegida y esa información puede ser utilizada para cometer delitos, como se señaló en la nota que publicó EL DIARIO”.

Avance.
El auge de las nuevas tecnologías no va acompañado de una legislación que dé respuesta a los novedosos paradigmas que aquellas instalan en la sociedad. En este sentido, Elías expresó que “en la parte legislativa es bastante complejo, porque el avance tecnológico ha sido gigantesco, brutal, en los últimos 30 años y ha hecho que las leyes queden atrás”. Sin embargo, el experto destacó que “en Entre Ríos tenemos una ventaja que es que contamos con la Ley provincial Nº 9498 que legisla la profesión informática y eso genera un resguardo en el usuario, que puede recurrir a la Justicia cuando es víctima de este tipo de delito y es la Justicia la que va determinar la intervención de un perito informático; y ese perito, debidamente matriculado, va a trabajar para poder solucionar el problema que tuvo la persona que fue víctima de un delito de este tipo”.
Elías también resaltó que la Ley Nº 9498 “establece la creación de un colegio de profesionales egresados de carrera universitarias, para que puedan matricularse y ejercer la profesión correctamente. Si una persona matriculada incurre en un delito de este tipo, la persona que fue víctima puede recurrir al colegio para denunciarlo. Se empieza a generar un poder de policía propio del ámbito profesional que es muy útil”.

Privativo o libre. Consultado sobre las medidas a tomar para hacer un uso seguro de la computadora, Elías opinó: “Es un tema bastante complejo. Si vamos por el lado del sistema privativo, como Windows como sistema operativo y sus antivirus, es complejo porque al ser un software cerrado que viene del exterior no sabemos cómo está codificado, por lo que es bastante complejo evitar que ingrese (un craker) en una máquina”. Sin embargo aconsejó que “en el caso de software privativo, siempre se debe tener el software de seguridad actualizado. Así se podría llegar a subsanar en un alto porcentaje este inconveniente, no digo en un 100% porque siempre el virus va a ir mucho más adelantado que el antivirus, porque éste se hace en función de los virus que van saliendo. Por más que uno lo mantenga actualizado siempre va a salir uno más nuevo”.
Con aquel estado de situación, el licenciado sostuvo que “la solución óptima, y los que estamos en el ámbito informático somos los que más lo utilizamos, es el software libre, porque permite estar al tanto del código de todo lo que uno tiene instalado en la computadora” y añadió que “hablando de sistema operativo tenemos la base de GNU Linux, que es base de todo este tipo de sistemas. Basado en esta idea de software libre están otros sistemas operativos muy seguros que no tienen el inconveniente de las puertas traseras y ese tipo de situaciones raras y no necesitan antivirus”.

Lavado.
Esta Hoja consultó a Elías sobre otras modalidades delictivas que van relacionadas con el uso de las nuevas tecnología. El experto indicó que “hay varias modalidades, una muy común, que se utiliza de una forma bastante compleja, tiene que ver con el lavado de dinero. Es muy utilizada en Argentina, de hecho hay muchas personas que la usan sin saber porque el lavado de dinero por Internet es muy común”. Respecto a esta modalidad, explicó que “generalmente se endulza a la persona que va a ser víctima de este delito con que va a ganar dinero rápido y fácil por Internet. Así, el que incurre en el delito le envía pagos a la cuenta bancaria de aquel por hacer click en páginas específicas que el lavador le indica, pagándole un determinado monto de dinero, del que la persona debe enviarle un porcentaje en efectivo. El lavador envía el dinero vía bancaria, el usuario lo retira del banco, se queda con un porcentaje y el resto se lo envía al lavador, que se encuentra con dinero que pasó por el sistema bancario y que blanqueó con esta modalidad. Como este método se usa habitualmente, instamos a las personas a que no se prendan en ese tipo de movidas porque en realidad se está fomentando un delito”.

On line.
Elías consideró que “las compras on line son muy seguras, más cuando se trata de tarjeta de crédito, porque siempre requiere de una autorización final por parte del usuario. Hubo casos en que se logra esa autorización de manera fraudulenta y así se consuma el delito, pero no es sencillo”.

El ABC. “Lo primero y principal es ser cuidadoso con el uso de la información, cuando uno tiene una clave hay que tratar de que sea bien segura, que tenga una buena cantidad de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos” enumeró para dar a conocer algunas medidas para navegar con seguridad. En este sentido continuó recomendando “no compartir las cadenas que uno recibe por Internet, por correo electrónico o las redes sociales, porque dejan rastros, huellas, que dejan en evidencia a las personas y son fáciles de seguir por los malintencionados en Internet”.
Elías advirtió que “generalmente las cadenas hieren, apelan, a la sensibilidad de las personas para que lo compartan, por ejemplo con la búsqueda de personas extraviadas, ayuda a personas enfermas o con proporcionar soluciones mágicas, que uno se da cuenta de que son falsas porque no tienen una firma ni una fecha específica. No hay que compartir estas solicitudes porque deja un rastro y es el que aprovecha el cracker para cometer el delito”.
Por último, evaluó que “con estas dos cosas y con tener el antivirus actualizado y el firewall activo, se reducen mucho las posibilidades para que el malintencionado pueda cometer un delito”.

Tecnicismos

Elías consideró necesario hacer una aclaración respecto al uso del lenguaje en un área que ofrece términos específicos y dan cuenta de las nuevas tecnologías en informática. Por lo tanto, antes de explicar qué es un delito informático precisó: “Antes que nada hay que aclarar el concepto de hacker porque la palabra se ha desvirtuado al asociarlo con algo malo, cuando en realidad el origen de la palabra tiene que ver con quien se encarga de elaborar códigos informáticos. El término de ha desvirtuado y se lo ha llevado al ámbito de la delincuencia. En el ámbito informático, a la persona que comete un delito a partir de sus conocimientos informáticos de lo llama cracker, que es un término más adecuado”.

El profesional, un amigo idóneo
Elías convocó a la sociedad a confiar en los profesionales de la informática, porque evaluó: tenemos muchas carreras informáticas en la provincia, tanto en licenciatura como para analistas e ingenieros en sistema”, indicando que se trata de profesionales que “estudian para esto carreras largas, de muchos años”.
Por esto cuestionó que “las personas, en el área informática, es como que no confían específicamente en los profesionales y termina haciendo el trabajo un amigo.
Como sociedad tenemos que comenzar a confiar más en los profesionales y exigir que ese profesional sea matriculado, así estaría cumpliendo con las leyes que tenemos en la provincia que regulan el funcionamiento de la profesión”.

FOTO (1): Walter Elías, licenciado en bioinformática y vicepresidente del Colegio de Profesionales de Ciencias Informáticas de Entre Ríos

Néstor Belini - El Diario


Honorarios profesionales



Denuncie el ejercicio ilegal



¿Porqué debe exigir que un informático sea matriculado?