Dr. Raúl Lucio Uranga 3020 - Paraná - Entre Ríos
Tel. (54) 343 - 4 33 06 43
mail: contacto@coprocier.org.ar

Horarios de atención:
Lunes y viernes: 16 a 20 hs.
Martes, miércoles y jueves: 8 a 12 hs.

Cada vez más se nota en el país la necesidad de la Informática Forense
Ariel Podestá, Bruno Constanzo y Sabrina Lamperti, docentes de la Universidad FASTA, dictaron en Paraná un seminario sobre Delitos informáticos e Informática Forense organizado por COPROCIER.  En ese contexto, sostuvimos una entrevista, en la que los docentes se refirieron al estado de desarrollo de la disciplina en el país; la necesidad de un abordaje que articule conocimientos de la Informática y el Derecho, así como la exigencia de capacitación específica y permanente de quienes realizan peritaje informático. 
Ariel Podestá y Bruno Constanzo, ingenieros en Informática, y la abogada especialista en Criminalidad Económica, Sabrina Lamperti, estuvieron en Paraná invitados por el Colegio de Profesionales de Ciencias Informáticas de Entre Ríos (COPROCIER) donde dictaron un seminario sobre Delitos informáticos e Informática Forense.  Junto a otros profesionales, integran el Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Tecnología Informática Forense (InFo-Lab) del Ministerio Público Fiscal de la Provincia de Buenos Aires, Municipio de General Pueyrredón y Universidad FASTA.

El seminario se desarrolló en la sede del Colegio y reunió a unos 40 profesionales de la provincia interesados en la temática. En ese marco dialogamos con los docentes invitados, referentes de esta disciplina que, aún en desarrollo, ha sido capaz de producir conocimiento y herramientas para el abordaje interdisciplinario del peritaje informático. 

—¿La Informática Forense es nueva o la estamos descubriendo? 
Sabrina: —Es relativamente nueva.  Y con esto tiene que ver el interés por la capacitación que va surgiendo en todo el país. Cada vez más se nota la necesidad de la informática forense. Es una disciplina nueva, que está en formación; no hay muchos expertos aún a nivel nacional o provincial,  y la idea es ir formando profesionales abocados a la temática que sepan desenvolverse en el área de manera profesional. 

—¿Cuál es el perfil del profesional en esta disciplina? ¿Un especialista de la Informática o del Derecho?
Ariel: —Si es alguien que se va a dedicar al peritaje informático forense, la verdad es que tiene que tener una expertiz en informática bastante predominante en su amplitud de saberes. Tiene que  conocer la parte legal, pero tiene que conocer sobre todo la parte técnica informática. Pienso que mayormente aquel profesional que se dedique a la pericia informática forense, requiere tener una base fuerte en la informática, necesariamente. 
Sabrina: —El abogado en general termina especializándose en Derecho Informático, que es la pata que complementa la Informática Forense, en esto de abordar la materia en una forma integral. Las dos cosas son necesarias, porque si el informático se desarrolla mucho pero el abogado no lo está entendiendo, va a tener un choque. Y viceversa. Lo que necesitamos es dialogar entre las disciplinas, tener un trabajo interdisciplinario entre la Informática Forense y el Derecho Informático.

—¿Quién demanda el trabajo del perito informático? ¿El Poder Judicial exclusivamente?
Sabrina: —El Poder Judicial o el abogado de parte, principalmente. Aunque la aplicación de la informática forense también se utiliza en auditorías de seguridad, donde el caso a veces no se judicializa sino que simplemente se quiere detectar una evidencia para corregir un error. En ese caso también hay mecanismos de informática forense para aplicar. 
Bruno: —O hay un área intermedia, que sería cómo responder a ciertos ataques. Entre los delitos informáticos está dañar la información en un sistema. Ya pasó, la información está dañada. ¿Podemos hacer algo para recuperarla? ¿Cómo? Y ahí se aplican técnicas de la informática forense, no con un fin judicial sino para recuperar lo que todavía se puede recuperar. O sea que sí,  hay ámbitos de actuación que no son judiciales. 

—¿Es un boom  de este tiempo hablar de delitos informáticos?
Sabrina:  —En realidad, los delitos informáticos están regulados en Argentina desde el año 2008, aunque todavía no adherimos (porque el Congreso aún no ratificó la adhesión) al Convenio de Cibercriminalidad de Budapest, que es el que establece todas las maniobras que son susceptibles de ser consideradas delito informático . No obstante, la Argentina tiene una normativa que hoy por hoy tiene que ver con el concepto de delito informático. Es decir, no se refiere sólo a los casos en que la informática en sí misma es objeto del delito, sino también cuando se utiliza como medio para la comisión de un hecho, como puede ser una estafa virtual, o bien cuando es utilizada como evidencia, que es el caso por ejemplo de un homicidio, esto es, en un delito tradicional tener evidencia informática o digital en algún dispositivo. 

—¿La gente que asiste al curso de capacitación busca conocimiento técnico o legal? 
Bruno: —Depende del público. Los informáticos a veces no tienen tanto conocimiento del aspecto legal, entonces hay una carencia que es la más fácil de solucionar, porque abogados tenemos  hace un montón. El problema  es que no hay tantos especialistas en Derecho Informático que sepan cómo manejar o incluso cómo pedir una prueba a un informático forense, porque a veces se  guían por cosas como… “mi sobrino o mi primo me dijo que en la nube está todo”, es algo que escuchamos mucho.  Hay algunas otras cosas que ni se imaginan que se pueden hacer, entonces no las piden porque no saben que existen.  
Ariel: —Nosotros somos docentes de Informática Aplicada de la Licenciatura en Criminalística que de la Universidad FASTA también. Y ahí les mostramos todas las cuestiones de Informática Forense que solemos trabajar, pero no con la misma profundidad. En realidad nos  enfocamos más a mostrar todo lo que existe para que por lo menos sepan que existe y, de ese modo, cuando tengan un caso más adelante puedan demandar lo que necesitan. El tema es que, aunque no sepan el nombre de la técnica, puedan  decir: “A mí me enseñaron que un archivo se puede recuperar, inténtalo”, o que se puede procesar un video, una fotografía. Que sepan cómo obtener o solicitar la evidencia digital. “¿El teléfono tenía el GPS prendido? ¿Por qué no revisamos si está el historial del GPS y por ahí podemos saber por dónde  anduvo la persona?”. Obviamente, cuando trabajamos con informáticos se da con más precisión y rigurosidad la técnica porque son los que la van a tener que llevar adelante esos trabajos. 

—¿Cómo les parece que está el país en cuanto al conocimiento en Informática Forense?
Sabrina: —En desarrollo. No sé si en la primera fase, pero tampoco es que esté muy evolucionado. La ingeniería avanza a pasos exponenciales, logarítmicos, y el Derecho va más atrás, avanza en una función matemática. Queda mucho por hacer y por regular en función del crecimiento de la informática que es muy avanzado. Estamos en desarrollo, comparándonos a nivel mundial. Los países centrales de Europa y Estados Unidos están mucho más desarrollados que nosotros en el sentido de que tienen más normativa.
Bruno: —De todos modos tenemos excelente capacidad técnica y de conocimiento en el país, que hay que potenciar para poder generar normas desde esa capacidad técnica e investigativa. Nosotros desde la Universidad FASTA llevamos adelante proyectos finales de graduación, es decir con jóvenes que habían terminado prácticamente la carrera pero que todavía no eran ingenieros, y lograron reproducir y desarrollar técnicas que son competitivas a nivel mundial comparados con herramientas preexistentes. Gente que todavía no se había recibido se graduó logrando productos de excelente calidad. Si desde una universidad más o menos chicas como es la Universidad FASTA  lo podemos lograr, en todo el país se puede lograr. Pero es necesario trabajar y a medida que vamos aprendiendo instalar estos ambientes de capacitación y de difusión de lo que se está trabajando. 

—¿Y en términos de legislación también se van produciendo nuevos instrumentos?
Sabrina: —Info-Lab, por ejemplo, está conformado por la Universidad FASTA junto a la Municipalidad y el Ministerio Público Fiscal de la provincia de Buenos Aires para desarrollar productos y elaborar normas que favorezcan el desarrollo de la informática forense. Un logro que tuvimos fue que se apruebe hace muy poco,  este 27 de junio, la implementación de la Guía Integral de Empleo de la Informática Forense en el Proceso Penal, que se va a aplicar en toda la provincia de Buenos Aires. Es una labor que comenzó siendo un trabajo técnico de la Universidad y desde el Ministerio Público logramos darle un encuadre legal para elaborar un producto integral que sirva para el tratamiento de la evidencia digital en el proceso penal. Eso está en marcha y en ese sentido es que vamos en desarrollo. Además, si algo no está no nos quedamos con que no está, hay que desarrollarlo. 


Honorarios profesionales



Denuncie el ejercicio ilegal



¿Porqué debe exigir que un informático sea matriculado?